Concurso Liceo Francés

2000

Alicante

Pensar en un espacio para la educación que hable de apertura y libertad. Variedad de espacios para variedad de trabajos, movilidad y riqueza de relaciones en espacios fluidos; amplitud de mentalidades en espacios abiertos.
La preocupación medioambiental es un punto de partida, una actitud de lo construido hacia el lugar natural. Construir desde el respeto absoluto el sitio, sus leyes, a la que allí estaba antes de llegar.
Este lugar habla de un clima, una luz y una vegetación.
Un clima amable que invita a unas relaciones fluidas con el exterior. Convertir los pasillos en paseos.
Una luz intensa que requiere mecanismos de control capaces de domesticarla. La multiplicidad de patios de un tamaño controlado tratarán de hacerlo, convirtiéndola en reflejos y tamizándola. Una vegetación impresionante que dicta una ley que ya ordena el conjunto, llamémosle una ley de bosque, a la que nos acogeremos.
Partiendo del respeto tanto por el suelo como por el subsuelo que ocupan unos árboles robustos y antiguos, tratamos de leer la vegetación como una sugerencia de distribución, y así ubicar las diferentes escuelas, los diferentes patios, los ejes, los recorridos...
El edificio como entidad urbana ofrece una imagen única, reconocible, acotando el terreno como un vallado, a modo de las tradicionales villas burguesas del lugar, reservando la vegetación y la variedad para el interior.
La relación entre el programa y las formas se traduce en dos zonas claras y diferenciadas que corresponden a las dos funciones principales que son la escuela de primaria e infantil por un lado, y la de secundarla por otro. Se organizan estas en dos tramas que se apoyan en cada una de las calles que limitan el terreno. En medio de ambas tramas, se conforma un vacío en diagonal que comienza en la esquina del acceso y que conduce hacia el destino final que son los campos de deportes. A lo largo de su recorrido se van disponiendo las funciones representativas y comunes del colegio como son la administración, la vida escolar y los comedores.
Creemos que en una escuela, el espacio del aula debe de tratarse como el más importante. Es el que permanece en la memoria de los que por allí pasaron. Tratamos de caracterizarlo dotándolo siempre de su propia parcela de exterior y vegetación, que se incorpora a la clase como parte de ella.
Esto habla, de nuevo, de sistemas abiertos, de educación contemporánea, de libertad.
© 2011 Adriana Figueiras arquitectos Av. Constitución 14, 5º izq 03002 Alicante Spain .tel 965 20 85 01 móvil 659 939 596 Diseño Páginas Web alicante 3dids